¡La solución al gasolinazo! Y de otros problemas.

By Hiram Martínez | Ahorro

Ene 04
Gasolina Gasolinazo Ahorro

¿Estás preocupado por el aumento en la gasolina? ¿Tus compañeros de trabajo o tus empleados están pensando en cambiar de trabajo para estar más cerca de su casa?

No lo podemos dudar, como sociedad somos adictos a la gasolina, el gas o el diésel. Si mañana nos quitaran de golpe estos combustibles, no sabríamos que hacer. Así que cuando nos aumentan el precio, a todos nos afecta económicamente.

Podemos quejarnos, es una respuesta válida, para que el gobierno entienda que sus decisiones nos afectan directamente y que necesitamos mejores administradores del país. No es tarea sencilla gobernar un país, pero tampoco imposible. Además, ellos pelearon por lograr esos puestos, entonces, es justo que les exijamos nos den resultados positivos.

Pero mientras tanto, busquemos soluciones. Una definición de la Inteligencia que me gusta es: “La inteligencia se mide por la cantidad de soluciones que le encuentras a un problema”. Como sociedad y país, ¿Qué tan inteligentes somos?

Si analizamos el problema de raíz, el aumento en el precio de la gasolina no es la raíz, necesitamos escarbar más. Para esto debemos preguntarnos varias veces ¿por qué? Y si lo hacemos nos daremos cuenta que una causa raíz es que usamos DEMASIADO los vehículos. ¿Por qué? Bueno, la principal razón es que debemos trasladarnos al trabajo TODOS los días, ¿por qué? Esa es la pregunta, ¿por qué debemos de trasladarnos al trabajo todos los días, realmente es necesario?

La respuesta al gasolinazo está en la pregunta anterior y su solución lógica: permitamos que los empleados trabajen desde sus casas. ¿Te parece una locura? De inicio, tal vez, pero si lo piensas detenidamente te darás cuenta que al menos el 50% (creo que es más, pero seamos cautos) de los puestos no requieren laborar en una oficina específica y lo pueden hacer desde cualquier lugar. Actualmente en la mayoría de las tareas solo necesitas 3 herramientas: una computadora, un enlace a Internet y una forma de comunicarte, lo cual te lo dan los dos anteriores, así que solo necesitas dos cosas.

¿Te suena lógico? ¿Aún no? Analiza entonces aleatoriamente 4 puestos en tu organización y te puedo garantizar que mas del 70% de sus tareas se realizan en una computadora y el internet.

Entonces, ¿por qué no lo hacemos, por qué seguimos obligando a la gente a perder 1 o 2 horas en el tráfico con sus correspondientes consumos de gasolina y contaminando? La respuesta está en nuestros cerebros: porque es un HÁBITO. Tenemos tantos años realizando la rutina de levantarnos, arreglarnos y salir al trabajo, que un cambio tan radical nos parece insoportable.

Pero como todo hábito, se puede modificar. Existen varias razones más, la más importante es la DESCONFIANZA. Todo jefe dirá que es imposible, ya que no trabajarán estando en sus casas. ¿Eso es cierto? Para empezar, creo que todo negocio se basa en la fe o en la confianza. Así es como rueda el mundo. Es cierto, algunas personas no cuentan con la disciplina para trabajar sin un látigo en su espalda, pero todos, con la debida formación y formas de supervisión a distancia, podemos trabajar solos. Existen varias herramientas digitales que pueden ayudar a mantener la comunicación, como Skype por ejemplo u otras para coordinar proyectos como la app ASANA o EVERNOTE.

Esta idea no es nueva, desde hace varios años varias empresas han intentado implementar cambios radicales en la forma de trabajar, buscando siempre mejorar los resultados, tanto económicos como de satisfacción del personal. Un buen ejemplo es el método ROWE – Results Only Work Environment. Esta estrategia fue creada en los EEUU por Jody Thompson y Cali Ressler de la empresa BEST-BUY. El objetivo principal fue el dejar de medir el trabajo por horas y comenzar a pagar por resultados. Puedes visitar sus páginas para conocer más y leer estos reportajes, así como el libro “Why Work Sucks and How to Fix It: The Results-Only Revolution” disponible por lo pronto solo en inglés.

Why Work Sucks and How to Fix It: The Results-Only Revolution

Best Buy no inventó la oficina post-geográfica. Las empresas de tecnología se han ido beduinos desde hace varios años. En IBM, el 40% de la fuerza laboral no tiene oficina oficial; En AT&T, un tercio de los gerentes están desvinculados. Sun Microsystems Inc. calcula que ha ahorrado $400 millones en seis años en costos de bienes raíces al permitir que casi la mitad de todos los empleados trabajen donde quieran. Y esta tendencia parece tener piernas. Un estudio reciente del Boston Consulting Group encontró que el 85% de los ejecutivos esperan un gran aumento en el número de trabajadores desatados en los próximos cinco años. De hecho, en muchas empresas el nuevo producto más innovador puede ser la estructura del propio lugar de trabajo.

Si registraras las actividades de tu personal, ¿cómo crees que se repartiría el tiempo? Al menos dos horas diarias se perderían en “socializar”, que va desde platicar con el vecino, alargar unos minutos más la hora de la comida y las famosas pláticas en el garrafón de agua o la impresora. Y otras dos horas se perderían en el cáncer de las empresas modernas: LAS TERRIBLES JUNTAS. Es increíble cuanto tiempo se pierden todos los años obligando al personal a asistir a reuniones INNECESARIAS. ¿Por qué lo hacemos? Por la falsa idea de que al reunir a mucha gente en una sala la información de distribuye de forma uniforme, cual envases en una fábrica de mermeladas.

Si aún no te convenzo, entonces hagamos cuentas de los ahorros que significarían enviar a la gente a sus casas. Tomemos como ejemplo una empresa de 100 empleados en la Ciudad de México. Según los resultados del Programa integral de Transporte y Movilidad, la velocidad promedio en la CDMX es de ¡7 km por hora! Otro dato importante lo tomamos de la campaña “Turn it off” que recomienda apagar tu vehículo si vas a estar más de 10 segundos inmóvil. En su página nos informan que 2 minutos inmóvil con el carro encendido corresponde al gasto en gasolina por conducir 1.6 km.

Hice el cálculo de la gasolina requerida en una semana tomando en cuenta una distancia promedio de 7 km de la casa al hogar y viceversa y 30 minutos de inmovilidad con el auto encendido. Si tan solo permitiéramos que el 30% de los empleados trabajasen desde su casa, esto significaría un ahorro comunal anual de ¡$911,000 pesos! ¿Quieres saber cuanto sería el ahorro con el 50% de la gente trabajando en casa?: Un millón y medio de pesos al año. Si deseas te puedo enviar el Excel con el cálculo, me lo puedes pedir por un mensaje en la sección de comentarios.

Este ahorro es solo por la gasolina, falta calcular la disminución de luz eléctrica, agua, calefacción, iluminación, aires acondicionados, comidas, etc. en los lugares de trabajo.

Es hora, debemos de ser más inteligentes en México y poner un alto al consumo ridículo de combustibles. Debemos de darle la confianza a los empleados y permitirles trabajar desde su casa. Propongo al Gobierno que declare un día al año como “El día para trabajar desde casa” y que promueva y ayude a las empresas que realicen este tipo de prácticas. ¿Quién será el primer valiente, la empresa que promueva abiertamente el home office? Espero que no sea uno, sino varios, muchos, ¡TODOS!

Gracias por leerme, por favor ayúdame compartiendo este artículo con tus círculos sociales. Hasta la próxima.

Why Work Sucks and How to Fix It: The Results-Only Revolution

Follow

About the Author

Leave a Comment:

(1) comment

Hiram Martínez 7 months ago

Ese loco muy bueno

Reply
Add Your Reply

Leave a Comment: